domingo, 26 de octubre de 2008

Un dibujante en los 80´s y 90´s

Luego de mi salida del Perú a mediados del 1989, seguía manteniendo contacto con mis viejos amigos y colegas a través de cartas o llamadas telefónicas. Primero: para enterarme de la realidad política del país del cual salí, y Segundo: para saber de las nuevas técnicas, trabajos, grupos de nuevos dibujantes etc. Una de las más creativas formas de comunicación que llegamos a establecer con Carlos CARLUCHO Campos, fue la utilización de pequeños comics para contar de una forma irónica lo que nos pasaba. Aquí una muestra del ingenio de Carlucho, que deja ver lo que "pasaba" un dibujante PARA SOBREVIVIR en la denominada década perdida de los 80, perdida por los Chicagoboy$, y los 90 donde estos miserables aprendices implantaron el neoliberalismo a ultranza.





A pesar de todo había tiempo para unas "chelas" con Karry


En el segundo cuadro, Carlucho compartiendo con otro de Cesca: Elmer Milla, fallecido, precisamente después de unas pocas semanas de esta visita a la casa de Carlos.





Al final, siempre queda la creatividad y el compañerismo, como arma para superar las penurias que unos pocos imponen por poder y para joder...igual como decían las paredes de esa época: El Apra al joder!!

2 comentarios:

Joan Ulloa dijo...

Yo nunka podre entender ese gesto lastimero de algunos dibujantes, siempre kejandose de ke no les pagan y ke este oficio es solo para sobrevivir, eso sinceramete es ser mediocre.

Yo soy ilustrador y siempre me ha ido bien y siempre he puesto las kosas claras kon mis klientes si es ke se diera el kaso.

En tiempos komo estos lo ke menos necesitamos es ir kejandose .

saludos

Manuel Loayza dijo...

Perdona no haber respondido antes, pero estuve un tiempo de baja en estas cosas. Por la foto que presentas en el comentario me parece que no pasas de 30 años...creo. Corrígeme si me equivoco.
En descargo de Carlucho, debo decirte que nosotros -me incluyo-pasamos por una década muy mala, social y económicamente hablando. No se trata de que siempre uno ande quejándose, sino que es el resultado del tiempo y las circunstancias en que te toca vivir. No todos tienen la suerte de tener quince y último a tiempo, o que los patronos te paguen a tiempo. Recuerda que SENDERO volaba carros bombas en cada esquina, teníamos agua por horas, luz igual, mientras que los malos gerentes que escogimos destruían la economía con la inflación más alta de todos los tiempos--lo que comprabas hoy ,mañana costaba el doble--más de la que ya había dejado Belaunde. En ese marco interesante trabajábamos en distintos sitios para paliar nuestra ya desgastada economía familiar. Y ERA BIEN DIFÍCIL MANTENER UN TRABAJO.
Lo de la caricaturas que has visto, es sólo esa reflexión que hacemos nuestra generación que paso por momentos que ojala, jóvenes como tú, no les toque pasar.
manuel